Rugby Femenino

Mexico

Un silbato femenino brilla en México: Fabiola De La Cruz

Durante el mes de julio de 2019, bajo un hermoso sol en la ciudad de Barbados se disputaba el torneo súper week XV para menores de 19 y X para mujeres organizado por Rugby Américas North. Era la final de bronce y al centro de la cancha se encontraba como árbitro central Fabiola de la Cruz, un poco nerviosa, pero a la vez emocionada por semejante responsabilidad, desempeñó su trabajo con mucho éxito y hoy en día es un referente en el ámbito del arbitraje femenino de México.

Fabiola nació y vive en la bella ciudad de Guadalajara. Siendo la hermana mayor de sus 3 hermanos debía ayudar a cuidarlos como apoyo a su mamá y a la vez dedicarse a sus estudios, por lo que no tenía el tiempo suficiente para dedicarse a practicar algún deporte. Tomo algunas clases de Karate y natación, pero nada serio y más adelante se integró a un equipo de basquetbol donde termino siendo árbitro. Fabiola nos cuenta que esta experiencia de ser árbitro no era agradable debido a los gritos de los espectadores y a veces de algunos jugadores lo que la hacía sentirse insegura e incómoda, por lo que al final lo abandono.

El rugby llego a su vida de una manera inesperada. En 2010, mientras chequeaba su facebook leyó el post de un amigo que hablaba con otra persona sobre las prácticas de rugby y por curiosidad le pregunto ¿qué era eso de rugby? A lo que él le respondió que era un deporte que él y su hermana practicaban y que si estaba interesada le indicaría donde eran las practicas. Y fue así como de una casualidad o más bien el destino Fabiola conoció el rugby.

Su primer y único equipo hasta hoy es imix rugby club, con su equipo ha participado tanto en torneo estatales como nacionales, llegando inclusive a disputar la final nacional. De la Cruz nos dice que desde que llego se sintió muy bien acogida y como en familia y eso fue algo que no había visto en otros deportes. Sin quitarle merito a otros deportes, Fabiola considera que todos los que jugamos rugby nos enamoramos por los valores que representa, para ella no hay otro deporte que tenga valores tan fuertes como el rugby.

Una de las cualidades que destaca de su equipo imix rugby club es la solidaridad entre mujeres, puesto que ellas entrenan de noche y para regresar a sus casas, ya sea en autobus o taxi siempre conlleva un riesgo, por eso ninguna viaja sola, se ponen de acuerdo para ir juntas y si alguna de las jugadoras tiene vehículo esta se encarga de acercar lo más que pueda a sus compañeras de equipo a su casa. De esta manera se aseguran que todas lleguen sanas y salvas. “La sociedad es machista y si algo le sucede a alguna mujer por la noche la culpan a ella por andar sola”, es muy injusto, concluye.

Otra de las razones que le motivaron a practicar rugby de manera formal fueron las olimpiadas nacionales, esta es la máxima competencia deportiva en México donde participan los mejores atletas de cada deporte. Su sueño en ese momento era representar con mucho orgullo a su estado Jalisco en estas olimpiadas. Fue durante la edición de uno de estos juegos que logro compartir la experiencia junto a uno de sus hermanos quien practico rugby algunos años, asistiendo ambos a las olimpiadas nacionales, el cómo jugador y ella como árbitro.

Pero no todo ha sido fácil, en sus inicios jugando rugby tuvo que luchar contra la oposición de su madre ya que ella consideraba al rugby un deporte peligroso y violento y no quería que su hija se lastimara. Al final su mamá entendió el amor que Fabiola tiene por jugar rugby, pero esto no evito que sufriera una lesión de rodilla hace algunos años y que la mantuvo algunos meses alejada de las canchas.

De la Cruz nos comparte una anécdota desmotivadora: Hace algunos años ella estudiaba en preparatoria y debía viajar para participar en unos juegos de rugby y tenía una tarea importante que entregar y decidió pedirle al profesor permiso para entregarla antes y poder ir a jugar sin preocupaciones. El profesor le contesto: ¿para qué está practicando rugby si de eso no vas a vivir?

Ella se sintió decepcionada por la falta de empatía de su maestro y se dio cuenta de lo importante que es establecer una cultura de deporte en la vida de las personas. Le parece increíble que hoy en día aun existan personas que nunca han tocado un balón o ni siquiera han intentado practicar un deporte y que se han privado de sentir la emoción de participar en un evento deportivo.

“Yo creo que, si todas las personas practican deporte, (hay tantos deportes que es imposible que no te guste alguno) eso haría un cambio en sus vidas. La importancia de la actividad física no es discutible ya sea que te dediques a eso toda la vida o bien lo hagas para hacer amigos, estar saludable o combatir el estrés” piensa de la Cruz.

Fabiola añade que la mayor dificultad para practicar rugby es la mentalidad de las personas. El rugby al ser un deporte de contacto hace que la gente piense en lastimarse, como una fractura o perder algún diente, sin embargo, su mejor amiga en sus diez años como jugadora no ha sufrido ninguna lesión de gravedad con la excepción de una torcedura de tobillo. “Existen lesiones que pasan cuando juegas rugby que de igual forma te las puedes causar por ejemplo si tu pie se queda atorado en la arena de la playa” tenemos que empezar a trabajar en un cambio de mentalidad en las personas en general con respecto al rugby. Creo que no se la ha dado la difusión con el mensaje correcto de que es un deporte para diversión y esparcimiento como cualquier otro.

Su transición a ser arbitro nace de la necesidad de su club por cumplir con las reglas de la federación para poder jugar en la temporada, la regla indica que todo club debe poseer árbitros de línea y árbitros centrales. Fue por esta razón que Fabiola se decide a tomar el curso de arbitraje 1 en conjunto con seis compañeras más sin embargo cuando llegó el momento de tomar el silbato y pasar a la parte práctica de la capacitación solo ella logró dejar sus miedos y hacerlo y fue durante el proceso de ir arbitrando más partidos que se enamoró de ser árbitro, o a como ella le llama: ser espectador vip.

De la Cruz nos dice que para ser arbitro de rugby no es requerimiento ser un jugador o entrenador, puede serlo toda persona que tenga el deseo de aprender. Para aquellas personas que desean convertirse en arbitro ella nos explica que la federación de rugby México ofrece de manera gratuita en todos los estados los cursos de arbitraje. El nivel 1 es un nivel básico dirigido a oficiales de partidos de competiciones locales. El nivel 2 es para oficiales de partidos de niveles juveniles y mayores regionales y nacionales en contextos de club o colegios en las principales uniones o federaciones. El nivel 3 está dirigido a oficiales de partidos con habilidades y conocimientos necesarios para arbitrar partidos a nivel nacional en grandes Uniones o federaciones y competiciones de nivel internacionales.

Entre sus mentores, ya que ha habido mucha gente que le ha apoyado en su formación como árbitro se destaca el señor Pablo Septien a quien ella considera una leyenda en el arbitraje en México, una persona muy preparada sobre arbitraje y muy apasionada por el rugby. “Es alguien que disfruta enseñar sobre arbitraje y transmitir sus conocimientos de manera humilde, respetuosa y hacer sentir a la otra persona que también puede lograrlo. Él me ha tenido mucha paciencia despejando mis dudas sobre situaciones de juego y ha confiado en mí”. Fue el quien le ayudo a prepararse para arbitrar en el torneo organizado por RAN.

Su primera experiencia como árbitro fue en el año 2013. Destaca que ser arbitro requiere de sacrificio en tiempo de aprendizaje, lectura y práctica. En su caso como jugadora activa ha tenido situaciones donde luego de disputar un partido de rugby en un torneo tiene unos 10 o 20 minutos para descansar, cambiarse la camisa y salir a la cancha para arbitrar, a como ella nos dice es cansado, pero lo disfruta mucho. Para ella lo más importante es la diversión y la seguridad de los jugadores.

Una de las razones por las que acepto ser arbitro fue la certeza de que la iban a respetar, porque antes de ser árbitro de rugby, fue árbitro de básquetbol y lo odiaba porque le gritaban y tenía temor de que ser atacada. “En el rugby ese miedo no existe, jamás lo voy a sentir, porque los jugadores tienen claro los valores del rugby y el respeto e importancia del árbitro” relata Fabiola.

Para Fabiola es importante no solo contar la parte bonita de ser arbitro sino también los reveses con los que se debe aprender a lidiar. Durante unos juegos regionales categoría masculina 7s entre dos equipos con mucha rivalidad, ella perdió el control del juego, los jugadores empezaron a reclamar sus decisiones las cuales no fueron en ese momento las más acertadas por la presión.  Termino el partido y se retiró al área de réferis llorando, se sentía tonta y frustrada. Se le acerco Don Pablo Septien para darle apoyo y le dijo:  ahora ya sabes cómo se siente que un partido se te vaya de las manos, pero te aseguro que la próxima vez en cuanto empieces a sentirte así nuevamente no vas a dejar que suceda, vas a poner un límite.

De entre sus experiencias más memorables como árbitro se destacan:

  • Arbitro en los juegos de rugby durante las olimpiadas nacionales de 2015.
  • Primera arbitro femenino en arbitrar la final del campeonato nacional de rugby femenino en México en 2019.
  • Ser elegida por RAN como parte del equipo de árbitros para el torneo internacional en 2019.

De la cruz nos dice que cuando le dieron la noticia de ir al extranjero representando a México como árbitro tuvo dudas y miedos, pero una vez que llego a Barbados y fue recibida por Scott Harland y Kevin Murrell se sintió adecuada y que todos sabían de su capacidad y confiaban en ella.

De su experiencia en ese torneo recuerda haber arbitrado tanto como juez de línea o como central entre 16 a 20 partidos, le dolían los pies y se sentía cansada, pero en esos momentos Scott les pedía contar chistes para liberar tensiones y levantar los ánimos del equipo de árbitros. Haber podido compartir con árbitros experimentados fue una experiencia significativa para ella y sobre todo que le hayan confiado arbitrar la final de bronce.

Durante la pandemia de covid 19 el equipo de arbitraje de alto rendimiento en México ha continuado trabajando virtualmente. Es un grupo de 15 personas de las cuales cuatro son mujeres.  Los árbitros varones les apoyan, pero también le da tristeza que no haya más chicas. A ella le encantaría ver equipos completos de árbitros femeniles.

Fabiola opina que el arbitraje es una excelente manera de desarrollar la confianza en las mujeres, ser arbitro es otra manera de apoyar al rugby.  Ser arbitro crea mujeres fuertes y con carácter.

Por ahora Fabiola de la Cruz sigue capacitándose, luego de su experiencia con RAN sabe que es solo el primer peldaño, “tengo que ir por cosas mucho más grandes como árbitro femenino porque tengo toda la capacidad para lograrlo” concluye.

Fuente: rugbyamericasnorth

Un silbato femenino brilla en México: Fabiola De La Cruz
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

To Top
schweikermariella@mailxu.com